1, 2, 3... ¡IMC!

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos los números rigen nuestro día. Y ahora también nuestra noche.

El IMC es la relación entre tu peso (kg) y tu altura (m2), para nosotros es la fórmula mágica que tenemos para decirte cuál es tu colchón ideal, el que te hará dormir muy bien.

Para dormir bien, el colchón debe proporcionarte la firmeza y el confort ajustado a tu peso y altura.

Si el colchón es más suave del recomendado según tu IMC puede provocarte dolor de espalda a medio plazo, pues tu columna vertebral no se mantendrá alineada.

Si el colchón tiene la firmeza adecuada para tu IMC te ofrecerá un equilibrio perfecto entre dureza y adaptabilidad, proporcionándote un descanso saludable.

Si el colchón es demasiado firme para tu IMC puede generarte una presión excesiva que te provoque dolencias en los hombros, las piernas o la zona lumbar.

FIRMEZA SUAVE

IMC entre 16.5 y 24.9

Si este es el resultado de tu IMC, la tuya es la firmeza suave (S). En KHAMA la conseguimos mediante una tecnología híbrida formada por una capa de espuma Bluemoon − de alta resistencia, pero suave y esponjosa− que colocamos sobre una base de muelles ensacados Multispring.

FIRMEZA MEDIA

IMC entre 25.0 y 29.9

A IMC medio, firmeza media (M). Tu colchón KHAMA será el compuesto por látex orgánico combinado con un núcleo interior de muelles ensacados Multispring. ¡Confort asegurado!

FIRMEZA FIRME

IMC entre 30.0 y 39.8

Firmeza firme (F), valga la redundancia, para aquellos IMC más elevados. Aquí el secreto está en la viscoelástica de alta densidad sobre los ya famosos muelles ensacados Multispring.